Mis manos podrían contarte fascinantes historias.

Podrían hallarte caminos olvidados,

trazos rudimentarios de los sentidos sin verbos.

Podrían bailar con vos

y encerrarte entre mis brazos con una música brutal.

Y así podría acercarme a confesarte

que pierdo más que la realidad cuando te puedo tocar.

Vas a verme vos muy quieto

para no preguntarme si es cierto,

porque tan solo respirás y el tiempo se disuelve.

Solo fijás tus pupilas para que tiemblen las lunas.

Solo me arrebatás de las horas

para llenarme de rimas absurdas, besos intoxicados,

delirios recurrentes que son consecuencias naturales.

Pero las casualidades nacen de mis dedos enredados en tu pelo-

las consecuencias me abren el pecho

para que florezcás como el lirio granado.

Son solo mis manos las que te acarician

donde no alcanzan los deseos confesos y atormentados.

Es solo tu aliento

que me extrae los latidos y me parte los cielos.

Quedate y tal vez te pueda contar

cuánto he amado en lo que encierran tus párpados.

Anuncios

Escrito por Angélica Quiñonez

Guatemala 1990 - Licenciada en Comunicación y Literatura - Columnista - Comediante

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s