La voz de antiguos y aún brillantes terciopelos

taladra las paredes detiene los relojes

y da la sensación de un tiempo sin espacio

y de un espacio donde el tiempo es puro olvido

pero la química vuelve a aparecer y suelta ráfagas

de aire caliente envuelto con amorosos defoliadores

delicados bactericidas y bombas bacteriológicas qué eficaces

ya no es la corte de Francia ni la apacible llanura galesa

sino la selva tropical sus largos dedos verdes

ahogando al combatiente impidiéndole el paso

con trampas de arenas movedizas con pantanos de oro fósforeo

promontorios de pelados huesos y luces pequeñas y amarillas

montes pelados por los herbicidas cráneos ya para siempre mondos

árboles asesinados a mansalva vegetación sin hijos y sin hojas

mostrando al desnudo el esqueleto y las llagas y pústulas malditas

la voz de Joan Baez me llena de aire los pulmones

limpia el horizonte legamoso me lava nos lava un poco las tinieblas

hace más firme la esperanza y disipa el humo de las bombas y las ruinas.

Otto-Raúl González Coronado (Guatemala, 1 de enero de 1921 – Ciudad de México, 23 de junio de 2007, poeta y escritorguatemalteco-mexicano. Publicó más de 60 libros. (Cuarenta y uno de poesía, dieciséis de ensayo; cuatro novelas y seis de cuento.)



Anuncios

Escrito por Mandrágora

Mandrágora fue fundada en 2014 por Fernando Vérkell. Una de las primeras revistas en línea con sede en Guatemala dedicada a la divulgación de la literatura contemporánea en Hispanoamérica. Envíe propuestas a gt.revistamandragora@gmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s