Mozart

Mozart vaga con un perro negro entre las casas quemadas, busca allí en la ardiente ceniza y los restos carbonizados.

en algunos rincones todavía no se ha apagado el fuego…

-QUÉ EXTRAÑO-dice-EN NINGUNA PARTE SE ESCUCHA YA MI MÚSICA.

La cabeza del poeta

Corté mi cabeza

la puse en un plato

y la llevé al médico

-No tiene nada, me dijo

está siemplemente afiebrada

arrójela al río y veremos

la arrojé al río junto a las ranas

entonces se movió cielo y tierra

comenzaron unos cantos extraños

a crujir y aullar terriblemente

la recogí y volví a ponerla en mi cuello

vagaba enajenado por las calles

con una cabeza de poeta verde y hexagonal

Anuncios

Escrito por Editores Mandrágora

Mandrágora fue fundada en 2014. Es una de las primeras revistas en línea, con sede en Guatemala, dedicada a la divulgación de la literatura contemporánea en Hispanoamérica. Publicamos narrativa, poesía, reseñas, opinión y crítica de arte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s