If you want to remain happy, just remain stupid.”- Slavoj Žižek

 

“No seas un inútil”, fue ese pequeño regañocargado de un amor irresponsable-por el cual muchas vidas se perdieron en el sinsentido. La utilidad, más allá de estar definida desde una torre de marfil burguesa, se define sobre el producto máximo, por el cual nuestros padres han empeñado hasta el alma: la fastidiosa felicidad.

En principio, se intentó definir una doctrina que le diese la mayor felicidad (o bienestar, al final, son sinónimos) a la mayor cantidad de personas. Este utilitarismo de papel se definió desde el poder y la burguesía. El concepto de bienestar se definió a través del modo de vida de los más privilegiados. Entonces, el monstruo de la utilidad se convirtió en un esclavismo, en una niebla más densa, que invisibiliza las cercanías de la utopía de la igualdad. Esta estructura creó al demonio histórico de la felicidad.

Nunca hemos necesitado la felicidad. Se busca una dignidad humana, un plano cero para que todos nazcan y perezcan. Luego, se necesita un dedo que nazca de un espejo para definirnos, para vivir en una constante lucha con nuestro nombre y todos los nombres; se busca el regocijo intelectual de la guerra con uno mismo.

La publicidad crea el limbo intelectual que crea al fantasma holístico de la felicidad. La felicidad es el camino, dicen. La esclavitud del hombre moderno no nace, ni siquiera, de una utopía. El hombre es esclavo de su estructura histórica porque compra, a diario, un intento de felicidad. Compra la fatiga, el desasosiego, el interminable desencanto. Vive del consumo, vive de comprar la estupidez que otorga la búsqueda de la felicidad.

Sobre la felicidad se construye una política global: la solución del conflicto es la felicidad para todas las partes. No se busca la dignidad humana, se busca la alienación de los miembros de las sociedades para así apartarlos de la dinámica del poder. Mantener a la estructura de poder en una constante oscilación entre el cielo y el fondo debe de ser un instinto y una responsabilidad. Que la estructura de poder no se mantenga rígida, permite la existencia de distintas voces y de múltiples formas, favoreciendo la naturaleza individual de la libertad.

La alienación es una consecuencia de los mimos burgueses. La felicidad es ese producto que nos mima, que nos seduce y nos engaña. La respuesta para hacer temblar el poder es una reacción maquiavélica: cuando una nación conquistada no es aniquilada y esta aún tiene un lazo histórico con su pasado, la revolución es inevitable. La conquista fue hecha a través de la esclavitud, de la aniquilación de los verdaderos sueños, de vendernos la felicidad y hacernos empeñar todo lo que en verdad era nuestro.

El hilo violento de la historia es innegable, este trasciende cualquier voluntad humana. Por eso, el deber de todos se seguir el instinto humano de la pregunta y del temblor: de mantener al poder en movimiento. La revolución viene de darnos cuenta que el ser humano es algo más que una felicidad de pancarta, que una sonrisa blanca y vacía. El ser humano es un ser de movimiento y de una constante melancolía que busca su origen, no sabe dónde, pero busca en esa lucha su espejo y su dedo, para definirse de cualquier forma y desde cualquier pasado. La responsabilidad de esta guerra constante, que estamos condenados a librar, es levantarse desde la opresión y negar al poder; hacer que este tiemble con todos haciendo lo que se considera inútil. Es volvernos todos mujeres inútiles, campesinos inútiles, científicos inútiles, escritores inútiles.

Anuncios

Escrito por Editores Mandrágora

Mandrágora fue fundada en 2014. Es una de las primeras revistas en línea, con sede en Guatemala, dedicada a la divulgación de la literatura contemporánea en Hispanoamérica. Publicamos narrativa, poesía, reseñas, opinión y crítica de arte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s