(CASI) LITERAL

Rubí_ Perfil Casi literal«¡Addio!» es la palabra que cierra el aria Addio a la madre en la ópera de Pietro Mascagni Cavalleria Rusticana. «Adiós, mamá» grita Turiddu previo a batirse en duelo por el amor infame de Lola. El mejor adiós es el que preludia al éxodo; el irreversible que hace de las representaciones operáticas un dolor esperado. A los diletantes aficionados nos gusta padecer las despedidas, llorar por la herida. Los adioses son necesarios porque obligan al recuerdo: lo empujan y lo engalanan hasta magnificarlo; hasta justificar la tristeza agridulce que queda como sedimento de mejores tiempos.

Así, engalanado y magnífico se posiciona ahora en la historia de la ópera el recuerdo de la soprano Montserrat Caballé, quien murió hace pocos días. No viene al caso asumir un enciclopedismo desechable enlistando laureles, actuaciones de gala en teatros pomposos o datos biográficos que quedan en mera farandulería. Hay que pensar, si no…

Ver la entrada original 243 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s