Blasfemia es, según la RAE, “palabra o expresión injuriosas contra alguien o algo sagrado”; esta definición secular es provechosa porque permite al lector decidir qué y/o quién son sagrados. También define sagrado como “algo digno de admiración y respeto”. Sagrados pueden ser la familia, la madre, un libro, Dios, Júpiter o Marduk.

Morgan Steinmeyer Håkansson fundó Marduk en 1990 con un propósito: ser la banda más blasfema del mundo. Su música y mensaje fueron bien aceptados por el mundillo del metal más pesado. Luego, aburridos de maldecir a Jesús, comenzaron a explorar temáticas relacionadas con la Alemania nazi y la segunda guerra mundial. Allí empezó la censura.

Guatemala no es el primer país que prohíbe la entrada de la banda. Sin embargo, sí parece ser la primera en hacerlo por motivos religiosos y morales. Alemania prohibió la publicidad de la banda y en EE.UU no pudieron presentarse debido a amenazas desde grupos anti-fascistas. Los países de primer mundo trabajan contra la violencia ideológica y la falsa superioridad racial y Marduk ha declarado su respeto por el nazismo, han dicho estar en contra de la inmigración y la mezcla racial. Por eso fueron vetados; no por su blasfemia; hay libertad de expresión pero poca tolerancia hacia la violencia y las ideas que sumieron al mundo en una guerra devastadora. Alemania, la dos veces perdedora, aprendió la lección.

El congreso guatemalteco parece estar de acuerdo con la ideología de Marduk: no hubo genocidio, dice su presidente, y los acusadores quieren dinero. El guatemalteco también pretende mejorar la raza cada vez que puede y extorsiona, ensucia, maltrata, despilfarra, opresiona. Marduk canta en Panzer Division:

The victory is Satan’s but the battle is ours
We avenge you for centuries of rape, murder and theft
Behold the power of our killing machine
There’ll be nothing but dust when the vultures have left

Ese mismo congreso, que aprueba la compra de una mesa de Q60,000 mientras las escuelas y hospitales no cuentan con recursos y el sistema de salud pasa por una huelga, declaró a Marduk non-grata y parece que los suecos no entrarán al país. Curioso que ese mismo día un general acusado de crímenes de lesa humanidad y ex-funcionarios acusados de corrupción fueron absueltos. ¿Cortina de humo? Quizá: Marduk ya vino, dos veces, y caminaron por la Sexta avenida pre-Arzú y se tomaron fotos con la bandera guatemalteca.

No importa, dice el religioso, Marduk está lejos y la corrupción cerca. Vencimos la primera, con la segunda ya vivimos.

El presidente volvió el jueves. También está acostumbrado a prohibir y a escudarse tras Cristo.

Ojalá también pudiéramos prohibirle la entrada al país. Lástima que acusarlo de corrupto no funciona; quisiéramos inventar que Morales es fan de Fuck me, Jesus, el primer hit de Marduk; pero es sabido que Jimmy Morales no sabe inglés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s