Solozábal, Súper López, Rivilla,
Santi, Jayo, Aguilera,
Vavá, Gárate, Mendoza, Futre,
Collar, toma delantera!
Despejan el juego sucio
un par de huevos de Lucio,
gambetas de Rubén Cano,
dos tetas de gran hermano,
y un principito heredero
corazoncito de colchonero.

J. S.

Señores y señoras, niños y niñas, hoy es sábado 18 de agosto y ya estamos en el umbral de superar la resaca mundialista.

Hace tres días, el miércoles 15 de agosto del 2018, presenciamos una de las reivindicaciones más importantes en la historia moderna del futbol de clubes y quizás también el inicio –espero que así sea– de los arrepentimientos más grandes de este bendito deporte.

Veamos la sucesión de los hechos: el Real Madrid del ausente-anulado-exiliado Cristiano Ronaldo –he ahí la razón del arrepentimiento– fue vapuleado por el Atlético de Madrid –he ahí la reivindicación importantísima de este equipo tan lleno de sufrimiento– 4 golazos por 2 en un interesante juego táctico realizado por el Mono Burgos, ojo que no fue por el Cholo Simeone, al menos no de manera inmediata por lo que sabemos los simples mortales que estamos del otro lado del televisor.

(Por ahí escuché a algunos comentaristas que dijeron que el Mono Burgos sí le sabe ganar al Real Madrid, conste que solo lo escuché).

Pues bien, esta victoria no solo significó que el Atlético de Madrid, el Atleti y todos los colchoneros lloraran esta vez de alegría y euforia por esas maneras de aguantar, de crecer, de vivir, de soñar, de aprender, de sufrir, de palmar, de vencer y de sentir… en una victoria de final europea contra el vecino magalodón que hasta ese día había sido invencible. Significó, también, un corte de raíz a una increíble racha de trece finales internacionales consecutivas ganadas por ellos, por el Real Madrid, cuya ahora penúltima derrota nos remonta hasta el 28 de noviembre del 2000 –sí, el año del fin del mundo– contra el Boca Juniors en Tokio en la Copa Intercontinental con un Riquelme y Martín Palermo de otro mundo.

Como decía, este partido no solamente fue una final en donde un equipo conoció la ambrosía divina de la victoria y el otro el abismo impecablemente tenebroso y depresivo de la derrota, sino también nos hace voltear la mirada a los últimos seis años de este equipo que estaba acostumbrado a la tristeza de no tener las copas que quisiera en su historia: pero, Europa League y Supercopa continental en el 2012, Copa del Rey en el 2013, La Liga y la Supercopa de España en el 2014, Europa League y Supercopa continental en el 2018: Bucarest, Mónaco, Bernabéu, Camp Nou, Calderón, Lyon y Tallin como campos de batalla en donde la historia se firmó con letras inmortales.

Después de todo, quizás lo más importante de estos números sistemáticos de la historia que solamente se fija en el implacable vencedor, es el discurso coherente y constante como filosofía futbolística del Cholo: “Nosotros tenemos un estilo y una forma que no varía a partir del número de goles, sino a partir de una idea, de un trabajo, de una estructura…” Un entrenador es una idea, y el equipo juega de acuerdo con esa idea, algo así dijo el Flaco Menotti.

Un equipo y una afición que la mayoría –aunque quizás no tanto los últimos seis años– de las veces la tiene muy difícil los fines de semana, segundos de primera y cuyas últimas dos grandes finales fueron ahogadas por un destino certero y cruel (es una condición de clase, dijo una vez el rojiblanco Sabina), pero la seguridad del pitido final nos dice que desde hace dos días con una copa más en las manos y en el escudo cantan ruiseñamente que “no me preguntes por qué, / los colores rojiblancos, / van con mi forma de ser”.

***

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s