No sé si aún existan faros habitados, que funcionen, en la actualidad.

La oración tendría más fuerza así:

No sé si existan faros en el mundo.

Las supresiones del adverbio y de las condiciones de ser habitados y funcionales acercan la oración al poema. Le otorga la virtud de la síntesis. De hecho, podría ser un primer verso. Tendría la fuerza de un inicio. Pero no se inicia una reseña con un verso, ¿o sí? ¿Cuáles son las normas que rigen cómo debe construirse una reseña? ¿Cuáles las que determinan el género del cuento o del poema? Este texto dista en todo caso de la reseña. Son los comentarios y las notas que tomé mientras leía El sendero del árbol enjaulado de Fernando Vérkell, y sobre las cuales hablé en la presentación.

*

Desde la altura de un faro, el protagonista de los primeros textos observa las tempestades y los naufragios. Sería una osadía aventurarse a decir que El sendero del árbol enjaulado es un libro de cuentos. Lo pensaría, más bien, como una miscelánea de textos híbridos entre la poesía y la narrativa. Algunos más poemas que otros. Otros, más parecidos a los cuentos, no dejan de poseer las cualidades del poema.

*

Nunca he estado de acuerdo con la categoría del poema en prosa, pues pienso que es una salida fácil a un problema. Es una salida cuyo fin es legitimar las categorías con las que la teoría literaria se empeña en separar la literatura y caracterizar la literatura. Soy poeta. Pienso que en el centro de toda obra literaria debe obrar la poesía como un motor secreto e infatigable. Los textos de Fernando Vérkell en El sendero del árbol enjaulado nos recuerdan este parentesco esencial.

*

Siempre me apasionaron los relatos, mucho más que las novelas. Recuerdo que en algún momento traté de escribirlos y no pude. Me faltaba, creo yo, el orden y la serenidad que requiere cualquier narración. Independientemente de si el relato es veloz o no, creo que la concentración para lograrlo requiere de mucha serenidad. Requiere, probablemente, de la calma de Borges, de la angustia de Poe, de la agudeza de Saroyan –que es uno de los dos mejores cuentistas de Estados Unidos del siglo XX–, de la sensibilidad de Carver –que es el otro–.

*

Trato de encontrar una línea que unifique los cuentos de El sendero del árbol enjaulado. La encuentro en el esfuerzo estilístico de su autor por lograr una forma pulida. Un estilo ante el cual, la trama resulte innecesaria.

*

El sendero del árbol enjaulado está dividido en tres secciones. Cada una de ellas está precedida por un epígrafe: la primera habla sobre el mar, y tiene un epígrafe de Odysseas Elytis; la segunda uno Góngora y la tercera sección uno Basho. Matsuo Basho, ese poeta viajero y sabio de Japón, que habitó en un mundo tan diferente y que escribió en un idioma que hoy aún hoy nos parece exótico y hermoso. La parte del libro custodiada por Basho está integrada por textos que nos remontan a otras épocas, a otros mundos y a otras verdades. Sin embargo, nos mueven a un estado de lectura y contemplación que nos hace habitar en oriente.

*

Como ya había escrito, los textos de la primera parte tienen un eje común, asociado al mar y a los naufragios (como metáfora obsesiva, el naufragio se repite en casi todos los relatos). En el primero se habla del naufragio como una debacle interior, como el olvido, como la soledad que proviene de una ruptura. El narrador es un farero solitario.

*

“Como llenarte, soledad,

sino contigo misma”

decía el farero de Luis Cernuda.

*

Hay toda una simbología en la cultura occidental asociada a los faros. En primer lugar, representan verticalidad. Se trata de un símbolo ascensional –según Jean Chevalier–. También es un símbolo de estabilidad, alude valentía. Representa guía: orienta conduce y evita las catástrofes. En el libro de Vérkell, el faro representa más la soledad. Se trata de un faro que no funciona, al menos no en términos prácticos. Pareciera ser el faro de todas las catástrofes y no el faro que las salva. Pareciera también ser el faro de esa gran catástrofe interior que mueve al protagonista a sentarse y a escribir.

*

La segunda parte del libro está compuesta por cuentos y microcuentos más bien cortos, que tratan de adscribirse a la estética del microrrelato. Aunque muchas veces su lectura no es alegórica. Y muchos no podrían ser considerados cuentos, sino solo llanas reflexiones, descripciones poéticas que obedecen a la forma.

*

En muchos de los textos es bastante romántica la idealización que le da a la soledad, desde un ego narrativo explícito y fuerte, pues el lugar de la enunciación siempre es el yo. Pero no se trata de un narrador oculto, sino uno que necesita constantemente explicarse: describirnos sus hábitos, sus vicios, las costumbres que lo hacen diferente. Esta autorreferencialidad podría considerarse como una debilidad narrativa si nos suscribimos a la estética del cuento clásico. Pero no si nos suscribimos a la estética del poema y es que muchos de estos cuentos viven en esa línea fronteriza entre el cuento y la poesía: carecen de trama explícita.

*

El relato se convierte en poema: poema hecho de recuerdos y descripción del estado actual de las circunstancias. “No sé cuándo empecé a enamorarme de las hojas claras que en otoño forman sindicatos clandestinos, ni recuerdo cómo la bruma me dijo todos sus secretos al oído” (página 46). Estas narraciones, que quedan inciertas de muchas maneras, tendrían sentido solo para la construcción psicológica del narrador como pequeños estados de un camino hacia la iluminación. Es decir, lo podemos leer así solo cuando entendemos que los cuentos de la última parte pertenecen a un lento ascenso hacia el Nirvana. “Cuando tu perfume sea sonoro y tu voz se esfume, seré libre”.

*

El sendero del árbol enjaulado es un estado de contemplación poético cuya máxima realización es la poesía. Lo más sorprendente del libro son las imágenes procedentes de la cultura oriental. La estética de muchos de estos relatos tiene que ver más con el poema que con el relato. Parecía la construcción narrativa de extensos haikús: se trata de textos que nos obsequian un momento iluminado.

Carlos Gerardo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s