1

He inventado el amor,

dice la última mujer

y parpadea

una cuerda tendida entre el pastor y las ovejas

una cuerda sobre un desierto

un peligroso deternerse

un querer su propio ocaso

oscura nube suspendida sobre la vida

he trabajado para construirle su casa al último hombre

he sido el espíritu que avanza sobre el puente

aquella que quere seguir viviendo y no seguir viviendo

aquella que todavía tiene caos dentro de sí

y quiere hacer explotar la última luz de la estrella

 

2

He inventado mi alma

pesada y sola está en la altura

ella abre todas mis prisiones

me muestra todos los peligros

me cuido de la bondad

ella me acerca al primer hombre

y al primer animal

ella la voluptuosa

aprendo a crear una nueva virtud

3

Digo a mis apóstoles: yo la inmoral, doy a cada hombre lo mío, un pozo. Porque sobre mí pueden arrojar lo que quieran. La verdad es que el pozo es oscuro y profundo y ninguno puede sacar nada de él.

*De La mujer de la bestia

*Teresa Orbegoso (Lima, 1976). Periodista. Investigadora social. Poeta. Cursa la maestría es Escritura en la Universidad de Tres de Febrero, Buenos Aires, Argentina.  Ha publicado: Yana Wayra (Urbano Marginal, Lima, 2011), Mestiza (Ediciones del Dock, Buenos Aires, 2013), La mujer de la bestia (Trópico Sur, Montevideo, 2014).

 

Foto: Guillermo Lechuga

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s