Hoy hace 4 años te vi. En la misma parada del tren que conduce a la ciudad. Escuchabas música, concentrado, sin estar físicamente allí. Nunca tuve el valor de ir hacia ti y solamente acercarme y estar.

Esta noche se cumplen 2 meses sin ti. Son las tres de la mañana, que desde que no estás se me hace imposible levantar y seguir. Cinco de la mañana, recuerdo que no estuviste el día de mi cumpleaños, porque tu gato, que odias, no estuvo en casa y tuviste que buscarlo; tomo una pequeña dosis de odio y me levanto.

Cada día tomo una ruta distinta, para no encontrarte. No te he visto desde febrero. Verte sería estropear abril y caer de nuevo en un hoyo negro. Los hoyos negros son fascinantes una vez que te sumerges en ellos, los reconoces como parte de ti y continuas; aprendes a ver en la oscuridad.

Jueves siempre amé este día, no solo por las escapadas, sino también porque es casi la cintura de la semana. Es el día que entregas todo y organizas los otros días. El futuro se ve prometedor.  ¡Cierto! Nosotros no planeamos un futuro, por lo menos juntos, no.

Octubre te vuelvo a ver, ya cuando tu aroma se ha ido del lado de la cama. Ya cuando tu recuerdo no hace efecto en mí, ya cuando duermo de la mejor forma de tres a cinco de la mañana.

-¡Hola! Ha pasado tiempo.

-¡Sí! Debo irme.

-Te espero en el café, para almorzar, yo invito.

 

Iris Cecilia Alvarado*

 

Foto: Dany Alvarez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s