Si tan solo recordara cómo llegué acá, por qué estoy sangrando, por qué mis labios están fríos y cuasi congelados, todo se ha borrado de mi mente, veo a mi derecha y observo un cuervo que, al parecer,  espera mi regreso; a mi izquierda está un buitre esperando mi deceso, al juzgar su expresión, he de suponer su desagrado al notar que abrí los ojos, eso representa hambre para él y alivio para mí. El frío adormece mis sentidos y seduce mi insignificante reserva de energía para agotarla, debo realizar un esfuerzo sobrehumano para mantenerme despierto.

Intenté pedir ayuda, pero mis labios estaban pegados, sentí que con el más leve movimiento se desquebrajarían. Vi un patíbulo y entonces comprendí por qué mi cabeza ya no estaba en su lugar.

 

***

Alan Gabriel Mogollón Ortiz. (Ciudad de Guatemala el 6 de abril de 1990) Estudiante de Licenciatura en Letras en la Universidad de San Carlos de Guatemala. En su tiempo libre escribe poesía y cuentos de suspenso.

***

Foto: Carmen Liberté

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s