[1] Actos finales

no hemos salido todavía de la estación, el reloj es confuso, los gritos, la expectación, el hambre, el llanto, el ritual de la espera, la luz que adivinamos detrás de las nubes

cerrar la puerta con llave para no volver

aprender a volar, acudir a la tercera llamada para volvernos infinitos

jugar a ser nuestros propios dioses

porque el hastío que en la hoguera reside no reclama otra consecuencia.

[2] La carreta

sobreviviente de siglos en erosión constante agarrado del pasamanos con el agridulce olor del cansancio

la piel se me quedó en todas partes en la cafetería en la sala de espera frente al escritorio y en el baño

el aire pintado de luz me abofetea siempre que puede

y cierro los ojos

[3]Sin respuesta

He sido un hombre desde que tengo memoria y conciencia, con todo lo que ello implica, pero sobre todo con la osadía de hacerme llamar hombre.

[4] Desencantos

Las intersecciones y sus semáforos con sus faroles rojo perpetuo disfrutan engañándonos,

solemos huir corriendo en la madrugada cuando somos nuestros propios verdugos

a veces es mejor regresar con las manos vacías a casa para tener un lugar donde esconder la cara.

[5] Charles F. Kane (Citizen Kane)

Lo recuerdo todo así como viendo la cinta pero sin distorsiones

hay cosas que siguen doliendo duelen igual pero el tiempo se encarga de estirar tanto el dolor hasta volverlo casi invisible tanto así que incluso permite reír y caminar.

[6] Moses Pray (Paper Moon)

Sigo con este ritual de cada mañana,

sacar la basura por la puerta de atrás

desnudarme a solas

tirar un café con todo y taza

desmembrar seres mitológicos

torturarme un poco

desconfiar de las sombras

dispararme en la cabeza

[7] Día 12

No quiero escuchar estas sirenas de ambulancia a medianoche tratando de hallar consuelo en el silencio callejero

no quiero salir de esta armadura de palabras encasquilladas

no quiero pelearme con las palabras que rebotan en cada sueño

ni despedirme de las noches sin llevarme al menos una copa amarga para almacenar junto a las risas de los recuerdos

me despierto como buscando alegrías en los tejados

y sigo mi marcha por entre la obscuridad

duele el camino duelen las sombras mientras sus ojos que callan me tocan la espalda.

+++

Walter González, Totonicapán, 1981. Promotor cultural y escritor. En 2011 publicó su primer libro El trapecio de aserrín. Fundador y director del Poetry Slam Guatemala y co-presentador del programa radial Ingeniería con sentimiento.

+++

Foto: Eduardo Juárez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s